Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 10 el Dom Jun 05, 2011 5:16 pm.
Los posteadores más activos del mes

Estadísticas
Tenemos 68 miembros registrados.
El último usuario registrado es Necrims.

Nuestros miembros han publicado un total de 1095 mensajes en 298 argumentos.
Últimos temas
» ¡ La ficha de un pirata que le gustaba el XXX !
Vie Nov 15, 2013 10:24 am por Necrims

» Habilidades y Técnicas
Sáb Mayo 04, 2013 11:25 pm por Admin

» Crecimiento
Sáb Mayo 04, 2013 8:26 pm por Admin

» Bases del Juego
Sáb Mayo 04, 2013 6:45 pm por Admin

» ACCESORIOS
Jue Mayo 02, 2013 2:21 am por Admin

» BARCOS
Jue Mayo 02, 2013 2:20 am por Admin

» TIENDAS
Jue Mayo 02, 2013 2:19 am por Admin

» Tripulaciones Actuales
Jue Mayo 02, 2013 2:17 am por Admin

» MODELO DE FICHA DE GRUPOS
Jue Mayo 02, 2013 2:17 am por Admin

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Bookmarking social

Bookmarking social digg  Bookmarking social delicious  Bookmarking social reddit  Bookmarking social stumbleupon  Bookmarking social slashdot  Bookmarking social yahoo  Bookmarking social google  Bookmarking social blogmarks  Bookmarking social live      

Conserva y comparte la dirección de en tu sitio de bookmarking social

Conserva y comparte la dirección de One Piece Rol en tu sitio de bookmarking social

Palabras claves


Prólogo de S. Hasegawa.

Ir abajo

Prólogo de S. Hasegawa.

Mensaje por Shizuka el Mar Mayo 24, 2011 10:54 am

Era un día soleado, inclusive el Sol brillaba más fuerte en lo más alto del cielo en el que se veían apenas un par de nubes en aquél extenso mantel azul, dando a comprender que se acercaba el mediodía de quizá otro día común y corriente pero precisamente aquello era lo que no sabía una joven de cabellos rubios. Dicha jovencita se encontraba alegremente caminando por las calles de un pueblito en las Organ Islands; allí se divertía con otras personas de su similar edad, eran sus amigos. Comentaban acerca de cualquier cosa, se empujaban cariñosamente, disfrutaban de la naturaleza... un momento feliz sin duda alguna hasta que uno de los chicos, algo alto y con cabellos castaños y crespos dijo con una sonrisa -Deberíamos ir a casa de Shizuka, quisiera visitar a sus mascotas.- se refería al hogar de la joven de cabellos rubios, ella era Shizuka. En ése instante otra chica de piel morena y cabello hasta los hombros de un color azul oscuro asintió con la cabeza y comentó alrespecto. -¡Sí! Sería lo más interesante que podríamos hacer en estos momentos, no hay mucho que hacer en este pueblo aburrido. ¿No pensarás en robarte alguna de las mascotas de Shizuka, cierto Akira?- ahora los comentarios se habían desviado hacia el joven de cabellos crespos, ése era Akira. El chico frunció levemente sus ojos y detuvo su caminata, ocasionando que Shizuka y Nana se detuvieran un poco más adelante y volteasen a verlo mientras soplaba una brisa marina que meseaba los cabellos de las chicas. -No seas tonto Akira ¿le harás caso a Nana? sólo intenta hacerte enojar ¿no es obvio que le gustas?...- Shizuka intentaba bromear para que los planes no se cancelaran y continuaran juntos, pero el rostro de Nana se encendió en un color rojizo, se había apenado por el comentario de Shizuka. Inmediatamente intentó rectificar lo que dijo soltando una risita burlona... -¡Hahaha! Todos sabemos que no te gusta Akira, Nana... asi que deja de sonrojarte... y ¡vamonos! hace mucho Sol y no quiero broncearme con estas fachas.- de alguna forma logró hacer que Akira se hechase a reir y empezara a caminar mientras que Nana inflaba sus mejillas con aire y desviaba su mirada a otro lado a la par que se encaminaban al hogar de Shizuka.

Las calles no estaban muy transitadas por el calor que hacía aunque aquella leve brisa marina lograba refrescar el alma de cualquier isleño y asi transcurrieron varios minutos del día, mientras ellos caminaban y continuaban bromeando yendo en dirección al hogar de los Hasegawa, el apellido de la familia de Shizuka. Al llegar Shizuka sacó sus llaves de un bolso que colgaba de su hombro y abrió la puerta principal para luego disponerse a entrar... era una enorme casa con una gran patio que era un asombroso jardín lleno de pequeños animalitos, conejos, perros, gatos, inclusive zorros... todos en una completa armonía. Un escenario bastante hermoso, allí no hacía Sol pues estaba cubierto por un techo para protección.
-Pueden esperarme aquí, iré a saludar a mis padres...- y sin esperar respuesta de sus amigos, Shizuka entró a los pasillos de su hogar, por ahí rondaban muchos sirvientes que saludaban cortézmente a Shizuka cuando se interponían en su camino pero que por alguna razón la miraban con ojos de tristeza, algo que Shizuka no comprendió pues todos eran siempre muy amables con ella... hasta que finalmente la joven llegó a la cocina, donde se encontraba su madre asomada por la ventana. -¡Ya llegué Madre! Traje a Nana y Akira, querían ver los animales y ¿qué les sucede a los sirvientes? están un poco...- antes de poder terminar, su madre la interrumpió virando la mirada a Shizuka, sus ojos estaban llenos de lágrimas que se deslizaban desde sus mejillas hasta su mentón. Su voz estaba quebrantada y se abalanzó sobre Shizuka abrazarla con fuerza. -Es tu padre Shizuka... tuvo un ataque cardíaco y falleció esta mañana, intenté llamarte pero no te logré contactar...- luego de aquellas palabras, los segundos que pasaron fueron en silencio y parecieron una eternidad para Shizuka, quien había quedado en shock mientras continuaba siendo abrazada por su madre y su mirada se perdía en el techo, imaginando muchas cosas.

-Eso... no puede... ser cierto.- fue lo único que dijo para luego safarse del abrazo de su madre y volver por los pasillos de donde vino, ahora con pasos más lentos y su mirada seguía perdida. De pronto el día soleado se tornó gris y comenzó a llover, la casa cambió drásticamente, las plantas estaban marchitas, no habían animales ni sirvientes y todo estaba a oscuras, los amigos de Shizuka tampoco estaban. La joven entró en pánico mientras comenzaba a llorar sin cesar y aumentaba la velocidad de su caminar hasta que se encontraba corriendo por todos los pasillos de su casa, buscando a alguien... pero cuando entró a la habitación de sus padres, ahí estaba... era el cuerpo de su madre que colgaba de una soga por el cuello, sin vida. Shizuka se había puesto colorada, roja de la impotencia y su rostro estaba empapado en lágrimas. Cayó de rodillas al suelo mientras contemplaba el cadaver de su madre que giraba con lentitud hacia un solo lado. Sin embargo, Shizuka notó que los labios de su madre se movieron, le estaba susurrando algo...

En ése instante, abrió los ojos de golpe y se sentó en su cama. Había sido una pesadilla, una horrible pesadilla. Shizuka se tocó las mejillas, había llorado... inclusive mientras dormía, había llorado. Dejó salir un suspiro de sus pulmones e intento relajarse, mientras mentalmente contaba hasta diez y con sus dientes se mordía las uñas para pasar el nerviosismo. La habitación de Shizuka se mecía de un lado a otro, no parecía común a cualquier vista... fue entonces que recordó donde estaba, aquellas pesadillas la hacían olvidar absolutamente todo a su alrededor. Se levantó sin dejar de morderse las uñas y se asomó por una ventana redonda, allí tan solo vió mar hasta el horizonte. Se encontraba en el navío de su capitán y sus compañeros de tripulación.
avatar
Shizuka

Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 27/04/2011
Edad : 106

Información de Personaje
Nivel: 1
Experiencia:
0/50  (0/50)
Esfuerzo:
0/500  (0/500)

Ver perfil de usuario http://facebook.com/shiizu

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.